viernes, diciembre 28, 2007

"Conquistar la vida a través de la muerte"

Los kamikaze eran pilotos que realizaban misiones suicidas, es decir, sin la esperanza de salvar la vida durante la misión.

Los kamikaze se presentaban como voluntarios para realizar dichas misiones, ya que era una manera más que honorable de morir.

Otro de los más ardientes deseos del kamikaze era conseguir una muerte henchida de un profundo significado, en el momento justo y en el puesto que les correspondía.

A nivel de consciencia tenían la sensación precisa y profunda de "conquistar la vida a través de la muerte" y se comportaban y obraban de acuerdo con este principio.

La máxima velocidad era alcanzada al entrar en contacto.

El éxito era mayor cuando existía un cielo con bajo techo de nubes.

Fuente: Wikipedia

miércoles, diciembre 26, 2007

Copiando a Diego

DIEGO
SÁBADO, DICIEMBRE 15, 2007

Viajar
He viajado desde hace tiempo. De alguna forma mi vida ha sido un viaje permanente en los últimos años. Es curioso que hoy las carreteras me recuerden tanto a una mujer que se llama Flor de Bengala.

***
De repente me parece que este viajar y viajar ha sido tan sólo para dar con ella. Siento a veces que ella es destino.

***
Viajar es huir o buscar. No hay más.

***
“No es inútil viajar,/ porque es cierto que todas las ciudades/ amanecen de un modo parecido,/ pero la noche llega en cada una/ de manera distinta”. Luis García Montero.

***
“Aquí el viajero encuentra lo que trae”, decía un letrero de la modesta casa de huéspedes de Carnota, Galicia, donde me quedé cuando fui a limpiar playas contaminadas por un derrame de petróleo.

***
No recuerdo quién me dijo que cuando viajes, debes dibujar un mapa si es que quieres perderte. Carajo: y yo que no sé dibujar mapas.

***
A veces viajar es amar

lunes, diciembre 24, 2007

Sin razones

Después de recibir el papelito pasé por la puerta que me habían indicado, me recibió una señorita y una tripleta de espejos colocados adrede para poder verse desde todos los angulos,me sentí algo intimidada con mi imagen repetida infinitamente en los espejos.
"Arréglese y me avisa cuando este lista". En realidad ya lo estaba, pero por unos momentos fijé mi mirada en mis sejas despeinadas, busqué algún entrometido pedazo de las grageas de chocolate en mis labios, recorrí detrás de mi oreja el mechón rebelde, me quité la chompa y mientras sentía el aire fresco en mi espalda, pude escuchar la preocupación de las señoritas sobre el horario contínuo y el tedio que les daba trabajar el día completo.
"Estoy lista", le dije cortando su conversación, en verdad estaba algo ansiosa, mi impertinencia no le cortó la sonrisa, me señalo una silla mientras ella se paraba y en el justo momento en que apoyaba mi peso en la silla, ella habría un cajón y sacaba el aparato ese tomando la correa poniéndosela al rededor del cuello con la familiaridad de los ademanes repetidos que suele adquirir la gente.
Aun que de un tiempo a esta parte he decidido no pensar mucho en las cosas, dejar que la vida me lleve, disfrutarla, sonreirle apesar de la incertidumbre, como salir de viaje sin saber exactamente a donde, esperando que actúe el destino, que de alguna forma la suerte, el azar, Dios, mi instinto, me guíen, me abran las puertas y me muestren los caminos, sin saber demasiado de ellos, casi sin mirarlos, disfrutar del recorrido sin mucha meditación en lo que me encontraré al final, cuando seguramente me tocará abrir o cerrar puertas. Y es que ya no le temo a la tristeza sino que me acompaña siempre, es como estar aquí ahora, escribiendo, llamada por Bersuit que sonaba en este café internet y de pronto es rbd con todo su disco, sé que la perfección no existe, aunque eso no implica que deje de entrar a todos los internets donde suene Bersuit.
Solo pase por ahí y decidí entrar, sin demasiadas preparaciones solo pagué y enseguida estaba entre espejos, esperando sentada a quedar perpetuada. Solo quería que de alguna forma esta época de mi vida quede de alguna forma suspendida, guardada en algún lugar, al parecer no es suficiente recordar, el tiempo no puede doblarse como una camisa que se encotrará luego, perdida en algún cajón, escribir, dejar una huella, hay algo precioso y a la vez doloroso en estos días que no quisiera olvidar. Aunque quisiera quedar ajena a todas las celebraiones, ahora que cada vez prefiero mas la soledad o la compañía específica de ciertas personas, mentiría si dijera que no me llegan en algún punto las celebraciones de fin de año.

"Siéntese de costado, gire la cabeza, sonría". Yo solo pensaba que éste era el momento para recordar algo, perdida en la redondez de la lente, con el incontrolable deseo de sumergirme en la cámara, en el agujero negro del lente, de ese aparato que me guardaría la imagen de estos días, sentí un abismo, un vértigo, un deseo parecido a una voz que escucho algunas veces al pasar por el puente de las americas, un deseo de vida y muerte, de vivir aun en la muerte. Una confusión que duró segundos igual que aquella que la música estridente, la poca luz y los vodkas que nos tomados con la yoly me dio, un no pensar, perdida para siempre en esa oscuridad desconocida y sedante de la nada, a la que me había llevado el deseo de vivir al menos un poco mas, al menos en un papel, como ahora que escribo solo para morir un poco, solo para vaciarme, solo para morirme, para matar algo mío que sin embargo quiero que viva.

Aun sigo creyendo que los suicidas son en realidad valientes, saben su verdad, el destino de todos, y la hacen suya no la esquivan sino que la encuentran. Yo no tengo esa valentía, por eso escribo, por eso me saco fotos a fin de año.

martes, diciembre 18, 2007

El fabuloso destino de Amelie Poulan

El Vals

lunes, diciembre 17, 2007

Entonces yo le miro los ojos tristes y negros, profundos y a la vez nuevos, como si nunca me hubieran visto.
A veces me pregunto, de donde soy realmente, cada lugar me ha dolido a su manera, pero también me ha amado, despacio con tibieza, sin saberlo me he ido adaptando a todo ,mutando, pez en el agua.
Es verdad lo que dice Bryce Echenique, "viajar es el más triste de los placeres", y es que en toda la tristeza de mundo, de pronto, nos encontramos.

sábado, diciembre 15, 2007

Juntas nos sentamos en el eterno encuentro de ensartar nuestras verdades, de decirlas una a una como cuentas infinitas de una collar que no terminamos nunca de enroscar en nuestros cuellos.
Con los ojos a veces chispeantes a veces tristes, nos encontramos.

miércoles, diciembre 12, 2007

Modigliani


martes, diciembre 11, 2007

Cuando abrazan las palabras

En nuestro afán de entender el mundo, le damos explicaciones a todo y es que a veces los terrores de la vida nos hacen asirnos a las que creemos verdades. Solo para salir un poco a flote.
Aunque la tristeza nos acompaña siempre, a veces la magia sucede, es realmente magia, pues nos asombra y nos cuesta creerle, azorados por la suerte que nos ha llegado, solo atinamos a sonreir y a olvidarnos del mundo, como si éste solo fuera en nosotros y en la suerte y el destino que de pronto somos.

Yo camino suspendida por una felicidad que nunca pensé encontrar en estas tierras frías, de pronto la ciudad se llena de sol, le encuentro sus jardines, se ven hermosas sus montañas desde las pasarelas, y aunque nada esta planeado, sospecho que una deidad se distrae tejiendo estos días extraños y preciosos.

Mientras yo miro las calles empedradas, me preocupo sólo de la distancia de las baldosas, tomo un copa de vino, lleno mis pulmones de aire frío y extrañamente siento algo parecido a la felicidad.

lunes, diciembre 10, 2007

La muerte debe ser algo parecido a esto.

viernes, diciembre 07, 2007

Intolerando la frustración

Mi herida primigenia es la de la imperfección, dicen en la biblia que en realidad somos de un pecado, producto de los más vil. Nunca quise creerme esa idea, siempre intenté desbordarme en todo de tal manera que ser buena era realmente lo mío. Por supuesto con la adolescencia la vida nos acorrala en los primeros matorrales de espinos que nos esperan a los largo de todo el camino.
A pesar de estar llena mi cabeza de frases célebres sobre la imperfección, sobre lo bueno de equivocarse, sobre la naturaleza humana tan "humana" como si humano fuera sinónimo de imperfecto y equivocado, aunque tengo la teoría y podría hablar largas horas sobre la belleza de lo imperfecto, es verdad que cada día me esmero para no equivocarme, para que cada diámetro tenga al menos mi orden.
Pero cuando un error mío es evidente por garrafal, yo no logro aguantarme a mi misma, no puedo soportarme errores terribles porque me esmero cada día para no cometerlos, no sirve la reflexión, los "ya pasó", simplemente me odio un poco cuando la vida me recuerda mi imperfección, de la que intento huir cubierta de esmero y dedicación.
Ahora que me odio un poco por errores de escritorio, me pregunto qué será de mi cuando un error realmente grande se acomode en mis espaldas.

Es fácil analizar y decir que tengo un super yo muy castigador, es fácil tener explicaciones de causas y efectos, lo que no es fácil es lidiar con ello y vivirlo.

jueves, diciembre 06, 2007

Historias de Bicicletas

Como un pan recien horneado
Como un pez nuevo en una fuente te agua
Como una palabra escrita con pluma fuente
Como un pie descalzo

Sentí el roce de la verdad,
las palabras me han tocado

Ahora sé que me mis historias favoritas
son las de bicicletas

miércoles, diciembre 05, 2007

La veneziana


Hablando cursilerías I

Por un momento,
cruzando el puente,
nos detuvimos en las alturas,
una vez mas visto todo desde arriba,
la ciudad feroz parece manza y hasta hermosa,
pero el puente no dura mucho,
la despedida es extraña y mas tarde dolorosa
Es solo la estela de felicidad que nos ha rozado,
es solo que parece y no se sabe si es.
Mientras intento escribirte, la realidad de esta oficina me duerme,
cuanta verdad tiene la noche que en su oscuridad nos ilumina.

martes, diciembre 04, 2007

La Orquesta de vegetales

Lunes

ana: q tal?donde te fuistes ayer?
Yo: a tomar un cafe y a ver unos libros
era café con leche
ana: mmm q vida
Yo: Vaya que la es Anita, si supieras

viernes, noviembre 30, 2007

El Tungurahua




En el cajón derecho de mi escritorio, hay escondida una bolsa de grajéas de arróz y chocolate.
En mi hombro derecho hay una marca que parece de dolor
En mis manos una verdad que no sé como agarrar
En mi corazón un ritmo de adolescencia

miércoles, noviembre 28, 2007

58

Sucre 27/11/07 pasillo de avión

Siempre dejo algo olvidado en esta ciudad, como si algo muy dentro mío nunca permitiera que me vaya del todo.
Me imagino el cepillo de dientes, el par de aretes o el calcetín solitario que marca mi presencia en la casa materna, una huella a la que mi inconsciente rehusa renunciar.
Algo muy mío germinó en esta ciudad, algo que incluso ahora es parte de mi, ahora que a tantos años de haberme ido, me obliga a recordar que yo pertenezco a un lugar.
A diferencia de muchas veces no me siento triste, pero un eco profundo sigue resonando cuando dejo la ciudad, como el abrazo triste con que mi madre se despide, incluso después de haberme ido tantas veces.
Aunque las despedidas siempre me duelen, es tan bueno sentirse parte de algo, es como una soga de seguridad, casi imperceptible, pero me salva justo en los momentos en que la vida me abre sus abismos.

martes, noviembre 27, 2007

A un ring

Debo taparme los ojos
coserme la boca
hacerme un nudo ciego en el corazón
meterme en una camisa de fuerza
Debo inyectarme un tranquilizante
tomar un neuril

no puedo, no puedo
no puedo esperar

domingo, noviembre 25, 2007

Olor a humo

Al final queda nada
solo la muerte rondando en las humaredas,
respiro su negro aliento
y sudoro odio y miedo
quién empezó? y quién tiene la culpa?

Todo se desdibuja,
apenas puedo recordar las calles blancas
no me reconozco en esta ciudad
el miedo se ha instalado en mí,
ha endurado mi pecho
y me ha secado los ojos

Cuando cambio todo? y qué lo hizo cambiar?
navego sin rumbo en un mar de dudas
el sueño me hace un ovillo
y yo solo busco tus palabras,
ya casi perdidas en mis recuerdos,
solo para no olvidar que hay una vida
en la que la lluvia limpia las ciudades
y finalmente.... nos junta

viernes, noviembre 23, 2007

Anoche tuve ganas de fumar

He vuelto a enmudecer,
la realidad me ha tocado esta vez con gentileza,
ya no le temo sino que le espero

La soledad ha sido llevadera con la lluvia
la noche mal dormida quiere jugar conmigo
quiere reírse de mi y decirme que todo fue un sueño

Pero hay una certeza,
una certeza instaurada ahí donde nadie puede sacarla

miércoles, noviembre 21, 2007

La Sucre de mi infancia es una ciudad blanca, confitada, de calles curvilíneas, de subidas y bajadas.
Mientras el enorme ceibo del colegio, nos lanzaba sus hojas, nosotras corríamos a recogerlas en nuestro guardapolvos blancos.
Aun en los días de las más preciosas tormentas eléctricas, salíamos corriendo por la bajada de la calle Grau, donde mi padre, en su niñez, había encebado una tabla para resbalar dos cuadras empedradas.
En Sucre las banquetas de la plaza, sabían todos nuestro secretos adolescentes, allí se cruzaban todas las miradas y se tejían muchos destinos. "Todos los caminos van a Roma, pero pasan por la plaza"
En Sucre descubrí el placer de pasar mis dedos por el lomo de los libros.

Discutimos mucho sobre la capitalía con Erika, le dije que me parecía la peor forma de exigir progreso, ella me dijo que si la capital fuera Sucre yo nunca me hubiera ido. Nuestras palabras nos hicieron tajos que supimos sanar.

Necesito creer que algo extraordinario es posible.

martes, noviembre 20, 2007

CON TODA PALABRA

lunes, noviembre 19, 2007

Esperando los viernes

En algún momento le temí a las revelaciones,
la verdad, aunque tiene la pureza de la que está hecha, posee además una dosis de realidad que la mayoría de las veces es insoportable. La mentira tiene algo de ilusión que me ayuda a vivir, a zafar un poco de las realidades que tanto quiero cambiar.
Pero la del viernes fue real y gentil y me acompañó mezclada entre mis sueños del viaje, estuvo conmigo por la mañana mientras andaba por la calle oquendo, se prendió del vestido azul que me puse el sábado y se sentó a mi lado en el bus de regreso.

Ahora que escribo cursilerías públicas sin el mas mínimo temor, me atrevo a decir, que espero los viernes.

viernes, noviembre 16, 2007

Una planta valluna

Sobre la ropa interior debe ir una camiseta, sobre ella un polera ligera por si siento calor a medio día, luego una chompa que abrigue bien, no debe faltar una chamarra rompe viento y en el cuello como no, una buena chalina.

Pero es noviembre y el sol bailaba en la ventana como riéndose de todos mis abrigos, solo usé una polera y una chompa ligera...

Ni la furia que sentí, forsada a quedarme hasta las mil quinientas en mi trabajo, pudo calentarme mientras un viento helado de puna se metía por la rendijas de mi chompa, las gotas minúsculas me estremecen desde la columna, el aire frío me congestiona la naríz.

Pienso que queda poco, que ya llego, el frío hace infinitas las calles, larguísimas las avenidas, en el piso 13 no logro calentarme ni media hora después de estar en cama, sin duda este no es mi habitat.

Cuanto me costará la aclimatación?, develar con una mirada las sesaciones térmicas del día...

viernes, noviembre 09, 2007

2x5

Despacio como un viento, sube despacio cuenta doble cada segundo, que nos dure el tiempo, que cada movimiento se detenga acariciando los segundos, hagamos un tiempo nuestro, apaga el celular, quitate el reloj, cierra las cortinas, que nos olvide el tiempo.
Que se apoye mi nuca en tu mano, que mi respiración entre por tu oído, cierra los labios para que escuche tu cuerpo, cierra los ojos para verte con mis manos. Que nos olvide el tiempo, que por un momento no estemos, no seamos. Acaso morir es como esto? Acaso solo vivo dos días para sobrevivir los otros cinco?

jueves, noviembre 01, 2007

Bordeando lo desconocido

Que extraño placer trae el vértigo
como se siente uno de vivo antes de caer

Es verdad... es algo puro
es solo nuestra naturaleza devoradora
que nos empuja a más

Prolonguemos la dulzura
prolonguemos la agonía
que nos dure la ilusión de palabras

que no seamos nosotros quien nos demos el impulso
que sea alguien, que sea algo

de todos modos, de todas formas
... te espero

lunes, octubre 29, 2007

Comiendo en la gran ciudad

Apenas cinco mesas pequeñas caben en el minúsculo 2do piso del restaurante. Levanto los ojos del libro y tal cual hubiésemos ensayado, hay un comensal en cada mesa, todos tenemos algo que leer, un periódico, un libro, un volante entregado en la calle. Todos damos la espalda a la pared, como si nuestro cuerpos, fueran mas allá de nuestras mentes y aun tuvieran la esperanza de que alguien los acompañe a comer.
Cinco sujetos diferentes comemos juntos pero solos, cada quien intenta distraer la verdad, estas comiendo solo, nos decimos, pero intentamos olvidarlo con la lectura, comiendo rápido.
Pero veo por el rabillo del ojo que alternadamente repitiendo el ballet de nuestro inconciente, levantamos la cabeza y nuestra mirada se clava en el infinito, solo un momento, sólo ese momento en el que no logramos comprender que hacemos solos cuando hay tanta gente.
A veces uno se siente absurdo, luchando por todos por todo, menos por uno ni lo que mas quiere, todo se tergiversa en el camino, supongo que cuando se enreda demasiado una madeja, no queda mas que cortarla toda para encontrar el cabo del inicio.

jueves, octubre 25, 2007

INSTRUCCIONES PARA ABRIR EL PAQUETE DE JABON SUNLIGHT

-Trabajo realizado por Manuel Mandeb por encargo de la agencia de publicidad Vivencia.

1) Busque la flecha indicadora.

2) Presione con el dedo pulgar hasta que el cartón del envase ceda.

3) Disimule. Soy un joven escritor que no tiene otra ocasión que ésta de conectarse con las muchedumbres. Usted finja que sigue abriendo este estúpido paquete y yo le diré algunas verdades.

4) Los vendedores de elixir nos convidan todos los días a olvidar las penas y mantener jubiloso el ánimo. El Pensamiento Oficial del Mundo ha decidido que una persona alegre es preferible a una triste.

5) La medicina aconseja cosmovisiones optimistas por creerlas más saludables. Al parecer, la verdad perjudica la función hepática.

6) Viene gente. Siga la línea de puntos en la dirección indicada por la flecha.

7) Escuche bien porque tenemos poco tiempo: la tristeza es la única actitud posible que los compradores de este jabón pueden adoptar ante un universo que no se les acomoda. Toda alegría no es más que un olvido momentáneo de la tragedia esencial de la vida. Puede uno reírse del cuento de los supositorios, pero éste es apenas un descanso en el camino. Uno juega, retoza y refiere historias picarescas, solamente para no recordar que ha de morirse. Ese es el sentido original de la palabra diversión: apartar, desviar, llamar la atención hacia una cosa que no es la principal.

8) Conversar acerca de estos asuntos es considerado de la peor educación. Los comerciantes se escandalizan, las personas optimistas huyen despavoridas , los maximalistas declaran que la angustia ante la muerte es un entretenimiento burgués y los escritores comprometidos gritan que la preocupación metafísica es literatura de evasión. Al respecto, mientras le recomiendo que no deje el paquete de jabón al alcance de los niños, le juro que todo lo que se escribe es de evasión, menos la metafísica: las noticias políticas, los libros de sociología, los horarios del ferrocarril, los estudios sobre las reservas de petróleo, no hacen más que apartarnos del tema central, que es la muerte.

9) Calcule 100 gr. de jabón por cada kilo de ropa sucia.

10) Cuánto más inteligente, profunda y sensible es una persona, más probabilidades tiene de cruzarse con la tristeza. Por eso, las exhortaciones a la alegría suelen proponer la interrupción del pensamiento: "es mejor no pensar...". Casi todos los aparatos y artificios que el hombre ha inventado para producir alegría suspenden toda reflexión: la pirotecnia, la música bailable, las cantinas de la Boca, el metegol, los concursos de la televisión, las kermeses.

11) Separe la ropa blanca de la ropa de color. Y entienda que la tristeza tiene más fuerza que la alegría: un hombre recibe dos noticias, una buena y una mala. Supongamos que ha acertado en la quiniela y que ha muerto su hermana. Si el hombre no es un canalla, prevalecerá la tristeza. El premio no lo consolará de la desgracia. Byron decía que el recuerdo de una dicha pasada es triste, mientras que el recuerdo de un pesar sigue siendo pesaroso.

12) No mezcle este jabón con otros productos y no haga caso de los sofistas risueños. Tarde o temprano alguien le dirá: "Si un problema tiene solución, no vale la pena preocuparse. Y si no la tiene, ¿qué se gana con la preocupación?". Confunde esta gente las arduas cuestiones de la vida con las palabras cruzadas. La soledad, la angustia, el desencuentro y la injusticia no son problemas sino tragedias, y no es que uno se preocupe sino que se desespera.
Lloraba Solón la muerte de su hijo.
Un amigo se acerca y le dice:
-¿Por qué lloras, si sabes que es inútil?
-Por eso- contestó Solón- porque sé que es inútil.

13) No está tan mal ser triste, señora. El que se entristece se humilla, se rebaja, abandona el orgullo. Quien está triste se ensimisma, piensa. La tristeza es hija y madre de la meditación. Participe del concurso "Vacaciones Sunlight" enviendo este cupón por correo.

14) Ahora que se fue el jabonero, aprovecharé para confesarle que suelo elegir a mis amigos entre la gente triste. Y no vaya a creer el ama de casa Sunlight que nuestras reuniones consisten en charlas lacrimógenas. Nada de eso: concurrimos a bailongos atorrantes, amanecemos en lugares desconocidos, cantamos canciones puercas, nos enamoramos de mujeres desvergonzadas que revolean el escote y hacemos sonar los timbres de las casas para luego darnos a la fuga. Los muchachos tristes nos reímos mucho, le aseguro. Pero eso sí: a veces, mientras corremos entre carcajadas, perseguidos por las víctimas de nuestras ingeniosas bromas, necesitamos ver un gesto sombrío y fraternal en el amigo que marcha a nuestro lado. Es el gesto noble que lo salva a uno para siempre. Es el gesto que significa "atención, muchachos, que no me he olvidado de nada".


NOTA: Las instrucciones para abrir el paquete de jabón Sunlight fueron rechazadas.

lunes, octubre 22, 2007

La fiesta de mi cumpleaños

Me vestí de blanco ese día, mientras ensartaba aretes largos y verdes en mis orejas, no pude contener las lágrimas.
Es triste llorar justo antes de mi fiesta de cumpleaños, pensé.
En el fondo yo conozco mi verdadera naturaleza, yo sé que estoy hecha de tristeza,
aunque los días de sol, el aroma de los dátiles y su cara de niño malo me consuelan,
siempre retorno a la verdad, siempre la sombra de mi verdadera madre la tristeza me toma de la mano
Al final las tristes, sonreímos y entre nosotras nos reconocemos,
entre las tristes nos acompañamos, la vida con sus años y sus verdades nos confirma los miedos
miramos las nubes negras del futuro, nos miramos a los ojos y alguna suelta broma
Las tristes no nos atrevemos a morir, recogemos nuestras faldas cargadas de penas y con pies descalzos cruzamos cada día el río.

Yo quiero creer que tu también eres triste y por eso te conozco.

lunes, octubre 15, 2007

Mi verdadero nombre

Era algo que no podía explicarme, la vida suele perder sentido tan rápido, el boleto en la mano, la gente moviéndose, las voces gritando las salidas, los bultos, los empujones, yo deseando que por un segundo todo se calme, que se paralice todo y que alguien venga a darme un abrazo y me recuerde por que hago esto que tanto me duele. Y le veo los ojos pequeños y llorosos. No es posible que las cosas tengan un solo sentido, ahí sumergida en el mar de gente, perdida entre los bultos, necesito una fuerza, un brazo que me arrastre una razón que me llame. No hay anestesia posible para disminuir las punzadas de la verdad, aunque el asiento recline, aunque logre dormir, yo siempre me despierto pensando si voy de regreso o si estoy llegando.

jueves, octubre 11, 2007

Por Adela


Pues a pesar de todo, sigue siendo bastante jodido ser mujer en Bolivia, no es una queja sino un desafío. Como se siente una orgullosa de saber de tantas mujeres valientes que en circunstancias mas difíciles se han atrevido a desafiar a los indesafaibles.

Por eso al leer a Adela y saber lo que hizo en su época, es bueno que se la recuerda a ella y a través de ella a nosotras. Y aunque los amigos se quejan y se rien a la vez, diciendo que este día es de las mujeres por que el resto del año es de ellos, tiene bastante de cierto.

Me siento beneficiada en relación a muchas otras, pero cuando ser joven y mujer es una desventaja yo siento la necesidad de unirme a todas, por todas que en realidad es para todos.

viernes, octubre 05, 2007

Azul: o mis desenfrenadas ganas de ir a Cocha, o como me sientan los días de sol

http://www.youtube.com/watch?v=wOxPG6Mpms0

miércoles, octubre 03, 2007

Hoy es la primera vez que pude sacarme la chompa a medio día.

martes, octubre 02, 2007

Sobre el Andanza 2007

Las chicas se mueven silenciosas, no necesitan emitir sonidos, sus cuerpo hablan, delgados y ágiles se agitan, se crispan, se extiende.
Corta el aire la curva de sus brazos, el ángulo de sus rodillas, la extensión de sus pies descalzos.
Como hablan estas chicas con su cuerpo! Cuantas cosas dicen! En silencio se mueven y se apoderan del mundo, sus piernas y brazos palillos delgados que tejen un universo de minutos, donde nuestras miradas se ensartan, más silenciosas que ellas, solo alcanzamos a hablar con nuestros ojos.

sábado, septiembre 29, 2007

Hablando cursilerías

El deseo de verte entro en mi como una semilla.
Se hizo de mis sueños y de mis mas ocultos deseos
sin querelo, sin saberlo, por mis ojos, por mis poros
por mis oídos y todos mis sentidos, se fue formando una semilla pequeña y dulce
que nació en en mi paladar, germinó en mi pecho y se hizo fuerte en mi vientre
A pesar de negarte tantas veces, de querer olvidarte,
de postergarte, tu encontraste la forma de hacerte un nido dentro mío
Te hiciste de mis palabras, tristes palabras
que son tu único abrigo, y el mío.

sábado, septiembre 22, 2007

En Cochabamaba han florecido los jacarandás,
caminar de mañana solo con polera, jean y sandalias, es un lujo que antes no apreciaba,
que triste la vida que para darnos nos quita y para sanarnos nos hiere.
Confirmo la teoría que asegura que lo peor de la naturaleza humana es justamente su división entre espíritu y animal, no es blanco ni negro, no es chicha ni limonada, ni bestia ni ángel, ni todo ni nada.
La noche entre bultos, ronquidos y frió, me afecta profundamente, se acuesta en la cuenca de mis ojos, los hunde y viste de negro.
Entonces, perdida en el sueño, la triste esperanza y el miedo, algo mágico sucede. En el trufi que lleva Sacaba, canta cafetacuba...

amor y dulzura,
fuerza y coraje,
cuatro puntos cardinales con los que navega...
y cuando se pierde,
porque siente miedo,
olvida el pasado,
no piensa en futuro, y eso es suficiente

Al menos sonrió y pienso que pronto sabré qué es lo que florece en La Paz

jueves, septiembre 20, 2007

Los puentes

Soñé que habían construido puentes gigantes y que para llegar del centro a Irpavi solo necesitaba uno 10 minutos.
Soñé además que el puente tenía una hermosa vía peatonal que permitía ver la ciudad.
Soñé que los puentes habían influido tanto en el ánimo de la gente que ahora todos conversaban en los taxi trufis, nadie estaba con audífonos para aislarse de los demás.
Soñé que la gente consideraba a los puentes su atractivo turístico y aunque estaban en una gran ciudad, la cercanía los hacía sentir parte de un pueblo pequeño.
Soñé que te decía cosas cursis y que te gustaban....
Soñé...

viernes, septiembre 14, 2007

Recordando promesas II


Y termina la semana y yo me siento florecer cuando viene

misteriosamente el cielo se despeja

La Paz con sol se ve mas amable

es más facil de amarla, al menos un poco


Tal vez es solo mi instinto de autoprotección

el que me escuda de esta ciudad

Si ya vine, mas vale que cierre los ojos

y me deje caer

Después de todo...

Prometí arriesgarme

lunes, septiembre 10, 2007

Descarrilando en los Andes

Mi jefa me dice que vivimos intensamente, y yo le creo. Sobre todo despues de haber dormido tres noches seguidas en tres flotas diferentes. Al menos esta vida acelerada me hace olvidar un poco la otra vida.
Al menos llegan mas rápido los fines de semana, y aunque me da miedo Cochabamba de madrugada, solo espero los viernes para irme y quitarme tanta ropa que no me deja toda la semana y aunque no quedo desnuda, en una discreta medida el sol de septiembre me entibia y me quema, me recuerda que no siempre hace frio en primavera.

jueves, septiembre 06, 2007

Aterrizaje forzoso

A veces me arrepiento de lo que hago,
supongo que es bueno al menos arrepentirse de lo sucedido,
la nada se queda siempre en la nada
pero mas allá de todos los razonamiento de las ideas inteligentes

hay días en que despierto y me pregunto que hago aquí,
esta cama no es la mía, este frío me hace una cebolla
intento capa tras capa ocultarme de la primavera lluviosa
es triste abrigarse en septiembre

En el ciclo de la adaptación voy despacio y lento
cayendo en la fosa de la depresión
es sin duda un resbalín de hielo el que me recuerda
el fondo negro que me espera

mientras caigo lento y frío, mis brazos se cruzan sobre mi
intentan agarrar las tibias razones que me trajeron

lunes, agosto 27, 2007

Naciendo en el frío

De La Paz me gusta el olor a salteñas de las calles del centro, la sensación de asfixia y el latir de mis sienes cuando subo las calles empinadas.
De La Paz me gusta el frío que me recuerda que no debo salir con el cabello mojado.
De La Paz me gusta el miedo que me da pasar por el nuevo trabajo que empiezo mañana.
De La Paz me gusta los zapatos transparentes de las cholitas y el tornasol del plumaje de las palomas en la plaza Avaroa.
De La Paz me gusta que aunque no es blanca como Sucre, es para mi una ciudad donde nada mio esta escrito, es como si ahora con mis 26 años naciera otra vez.

miércoles, agosto 22, 2007

La poesía brota de la boca de los traidores,
Aun de aquellos que la han insultado,
pues en el fondo sin decir nada, sin defenderse
ella se hace una necesidad
Ante el dolor o la realidad que los deja mudos
germina tibia en la sequedad de las gargantas
y florece en las boca
del que odiandola la necesita

lunes, agosto 20, 2007

Comiendo roedores

Unas patas me saludan desde la orilla del plato, la pálida piel hervida contrasta con las cebollas y las habas verdes que la cubren. Nunca me asqueó la comida, pero es verdad que a veces uno mismo se siente de otro planeta.
Como sin mirar, ocupada mi mente en las tragedias de otros que se van convirtiendo en las mías, pero las patas tienen uñas, la carne tiene un sabor de cebollas, los comensales hablan de la barbaridad que significa que una mujer no cocine. Mulitples adjetivos florecen en la boca de estas mujeres que hablan de otras mujeres.
Yo como roedores que parecen reintegrarse en mis entrañas, corren con su paso veloz y menudo por mi vientre, mis tripas sus canales, sus calles, sus laberintos. Me comen las ratas que he comido.

viernes, agosto 17, 2007

Algunas noches tengo miedo de morir.

Cuando era niña me daba mucho miedo ver fotografías del espacio, en las enciclopedias, en la tele en los textos de la escuela, no podía soportar la inmensa negrura del infinito, un estremecimiento me recorría la espalta y pasaba rápidamente la hoja. Ya cuando fui mas grande me desafié a ver detenidamente las láminas de los planetas, en su negra profundidad sin fondo, sentí vértigo náuseas una sensación infinita de piel de gallina.
Aun ahora temo a esos dibujos, más por las noches cuando mi conciencia se juega entre el sueño y la vigilia, mis temores mas pueriles se rien de mi. La mayor parte de las veces no puedo dormir, me da miedo el mundo, el infinito, la muerte, el paso del tiempo y la oscurida de la noche me recuerdan mi insignificancia.
Algunas noches tengo miedo de morir.

jueves, agosto 09, 2007

El retrogusto

Del sol que me dio toda la mañana me quedaron las mejillas coloradas y los pies cansados. Siempre pensé que el cansancio y el síndrome premenstrual son padres de las letras.
Ya no estoy tan segura....

jueves, agosto 02, 2007

La oreja

Soñé que toda yo era una oreja, mi espalda un pabellón amplio y curvo que captaba las palabras y conducía su raudal dentro mío.
Era yo una antena de cartílago que detecta cualquier zumbido. En mi natural imperfección me faltaba boca, solo un orificio iniciaba el laberinto que las palabras recorrían hasta perderse, dentro, muy dentro como un implante incrustado en mi interior.

Uno a uno pasaban ante mi personas, animales y cosas que quería ser escuchados, todos venían a la gran oreja y vaciaban en ella sus vidas, las palabras salían tejidas de sus bocas, a veces se hacían hebras finas y otras nudos imposible de cabos perdidos para siempre.

Algunos entraban suaves a través de mi, como el resoplido nervioso de un amante novato sobre la erizada piel de una joven mujer, otras veces eran solo un amasijo de engrudo y barro que no cabía ni es su boca ni en mi, entonces forzaban la entrada empujando la inmunda pelota de palabras sobre la puerta de mi laberinto.

Escuche mucho y por muchos años, aun sé que mi único destino es escuchar, debo confesar que mi mas preciado sueño es hablar, pero toda yo estoy hecha de escucha y percepción y la expresión es imposible.

Al principio me refugié en García Lorca, es verdad No hay nada como callar. Ahora sé que mi mayor cualidad es en realidad mi condena.

miércoles, julio 25, 2007

El libro rojo

Dedicado a mi amigo Pacho que sin saberlo me devolvió la fe
Sucre es para mi el refugio de mi infacia
un libro precioso de tapa dura roja con ilutraciones de acuarela,
el libro es una historia de una niña triste de cabellos negros
que encuentra magia en las níveas paredes de una ciudad tocada por la belleza del tiempo.

Las hojas se hacen amarillas con los años
y lejos de afear al libro le otorgan una estirpe de pergamino

Cuando puedo, cuando la realidad de la vida me escupe en la cara
me vuelvo niña y busco mi libro rojo
leo la historia con cuidado, una a una las hojas son, apesar del tiempo
una relvelación
una cura
un hungüendo tibio, para el resfrío de la vida.

Sabía que julio no podía pasar sin arrancarme algo.
Cuando el frío empieza y termina junio con sus premoniciones,
pienso que esta vez julio no me hará daño. Siempre me equivoco.

Al menos hay un lugar donde regresar.

martes, julio 24, 2007

Recordando promesas

La Venegas canta en mi oreja izquierda,
ya no le creo lo que canta...
pero la tarde esta linda
el sol es casi del amarillo que logra a las 5

Me gustaría comerme un algodón de azúcar
Hoy saldré temprano del trabajo
mañana ya es media semana

Y aunque todo puede ponerse peor...
prometí arriesgarme

lunes, julio 09, 2007

Homenaje a Julio de la Vega


El jueves a las 19:30 en el Centro Simon I Patiño, estará Julio de la Vega para recibir un homenaje. Habra charla, video y un recorrido por su obra. estan todos invitados.

jueves, julio 05, 2007

Sideral Desconexión

Un astronauta y una bruja
viajan en una burbuja derechito para el sol,
ese fuego que creció...
Si se calienta el detergente
y revienta eso que sienten
pueden perder el control,
y también la conexión,
certidumbre o ilusión epidérmica ficción.

El cree en naves espaciales
y en efectos especiales
que nunca verificó
que en su puta vida vio...

Ella practica con escobas
ve el futuro en una bola
que un colgado le vendió
y también la convenció de su poder interior
esa magia de cartón....

En el aire, ruegan gotas de amor gotas de amor....
El vago juega con la idea de crear un gran sistema
que permita otra fusión otro tipo de valor...
Pero la bruja lo contiene y adivina lo que quiere
por que él ya fue y volvió
al infierno del terror a ese mundo tan glotón que te come el corazón...

A veces pasa que la fiebre sube misteriosamente
y se retira sin razón, como toda aparición...
Una burbuja reventada ya no significa nada
y abatidos van los dos
sin creencia o religión alejándose del sol en opuesta dirección....

Un retorno eterno al vacío, al vacío...
Un retorno eterno al vacío, vacios...
nunca la vida es tan precisa
nadie tiene esa fija que te saca del montón y te muestra algo mejor...
ni el astronauta ni la bruja saben que hacer
con la culpa y el miedo que les dejó su sideral desconexión ...
En el aire , ruegan gotas de amor gotas de amor...

miércoles, julio 04, 2007

Jugamos como nunca, perdemos como siempre

Existe un ciclo despiadado en los estados de ánimo de los y las bolivianas cuando la selección de fútbol juega. Por alguna extraña razón los pasos del ciclo se repiten uno a uno sin que las experiencias de otros partidos puedan refrescarnos la memoria, no es posible entrar en razón sujetarse de ella y no caer en ese círculo mortal.

La primera etapa es algo flexible y da opciones, puede iniciar con la indiferencia, uno ni se entera de que juega la selección o lo escucha de rebote y lo “olvida” enseguida. La otra opción es fijar con anticipación el día para programar una actividad recreativa cultural que acompañe la observación del partido en algún lugar donde además de las corridas de jugadores se verán las corridas de filas y filas de cervezas (sin importar el día de la semana).

Para ambos casos la segunda etapa podría denominarse como la etapa de siembra y brote, sea indiferente o planificada, la sola idea de saber que la selección juega se siembra en nosotros, entrando como una semilla que llego accidental e inocentemente, sin permiso se instaló en el pecho, la ubicación solo se detecta cuando se escucha por segunda vez la fecha del partido, o cuando uno cae en cuenta de que hoy es el partido, entonces el cosquilleo de la pequeña raíz y la repuntante primera hoja nos avisan la ubicación de la semilla.

La tercera etapa es la del escudo, uno se refugia en las cervezas o en la indiferencia, pero con la radio encendida o la tele a tres metros, un espasmo de realidad nos llama a la cordura, pensamientos como: "es imposible ganar","si desde hace 20.000 campeonatos que no pasamos de la primera ronda", se juntan uno a uno como tabiques de una gran e incontenible represa.

Cuando la auténtica mano de Dios actúa y un gol estalla en todas las gargantas, el agua de la emoción se desborda a raudales, la emoción también le mete un gol a la cordura. Es ésta la etapa de la felicidad. Qué mayor felicidad que la del engaño.

En algunos casos, cuando la fortuna decide dar una mano se repite el paso anterior, con la multiplicación al mil de la euforia y la esperanza, entonces todos los canales televisivos muestran "los pálpitos" en un 99.9% favorables a Bolivia. Este estado parecido a la felicidad plena, conlleva la ilusión óptica de ver una luz al final del túnel de la historia del fútbol nacional, copia en carbónico de la historia nacional.

Solo cuando la verdad del punto de descuento y el del posterior empate llegan, las ilusiones realizan un aterrizaje forzoso que termina con accidentes de todo tipo, desde malas palabras masculladas hasta peleas campales en lo bares.

Después viene mi etapa favorita, el silencio...

Pero todo termina cuando otra persona, animal o cosa lo termina, algunos cambian de tema, otros se toman todo lo que queda en el bar, otros se refugian asegurando que pensaron que así terminaría, mientras la arrancada de raíz de la semilla aún les arde en el pecho.

Es imposible eludir este ciclo que todas las veces, una tras otra, se repite cuando un campeonato y sus partidos tienen la petulancia de montarnos en una montaña rusa que conocemos, y no podemos dejar de subir.

martes, julio 03, 2007

120 kilos de Jazz en el mArtadero


Llegamos temprano pero ya había cola, es increíble que un lugar donde se mataban vacas sea ahora un espacio cultural. Entrar e imaginarse las inmensas musculaturas de las vacas degolladas pendientes de los fierros es una tarea difícil, cuando donde estuvieron los tobillos enganchados de los mamíferos, las luces están perfectamente direccionadas al escenario, las paredes, antes manchadas de sangre están pulcramente cubiertas de telones negros. Una silla sola invita a la curiosidad y a la vista, dos mesas laterales dan la apariencia de un bar. Algunos no actores se sientan, mientras que los demás plebes nos acomodamos en las tarimas.

Tal vez la mejor sensación de todas es la ansiedad de esperara en el cine o en el teatro, esa expectativa esa ansia que crece en el pecho, cualquier indicio de luz, de movimiento causa un interés. La energía inicia su fluir entre el escenario y los espectadores, el flujo va cobrando intensidad y reduce al mundo en ese momento, en ese instante, en esa palabra.

Cuando el gordo Méndez patea el contrabajo y le corta una cuerda, puedo ver el gigantesco instrumento cayendo estrepitosamente. Cuando menos lo pienso el mariachi tiene un sombrero enorme que solo mi imaginación le ha construido.

Me tiemblan las piernas cuando el gordo espera a la mujer de sus sueños en la puerta de la fiesta. Puedo sentir en carne propia los movimientos del gordo que imita al bajo con la boca solo para entrar a ver a la chica de sus sueños. Lo veo en la fiesta cruzando toda la pista con un alicate en la mano, mientras desde la otra mesa una mujer hermosa con un lazo lila atado al cuello lo mira con curiosidad y se le acerca.

Me siento con el gordo en un banco de plaza y juntos nos comemos las empanadas que se ha guardado para esa hora de la madrugada.

El cine y el teatro me abren una puerta que me lleva fuera de la realidad feroz y me permite ver un mundo de magia, que sin ser fantasía, me calma el alma y me permite ser de nuevo una niña.

lunes, julio 02, 2007

Somewhere ...

miércoles, junio 27, 2007

Una noche de martes

No puedo pedir que apaguen el televisor, pero tampoco puedo dejar de leer, tengo mucho trabajo pendiente y confío en mi capacidad de concentración a pesar de la pesada voz de Fermín relatando la Copa América. Hubiera firmado el pedido de retirarlo como locutor para este evento, pero no sé si esto me hubiera ayudado a concentrarme.

Leo el ABC de los derechos humanos, los procedimientos que siguen los estados parte para firmar. Una a una las páginas frías de un documento informativo se van traduciendo en mi, no puedo dejar de pensar mas allá de las palabras. Cada párrafo es una interpretación que me hace pensar en el mundo, en el país. De fondo Venezuela mete el primer gol.

Los diversos documentos desde 1945 han ido especificando los derechos de las poblaciones mas vulnerables, pues si bien el documento inicial incluye a todo ser humano parece no haber sido suficiente para motivar acciones que alcancen a las personas mas afectadas por la naturaleza misma de sus pares. Gol de Bolivia.

Del documento inicial se desprenden otros dos que durante la guerra fría fueron cada cual considerado como bandera de Estados Unidos y la Unión Soviétiva respectivamente, uno declara la libertad y los derechos individuales y el otro defiende la igualdad de los derechos y oportunidades para todos. El canal puso debajo la pantalla dos pequeñas barras que hacen de medidores que marcan el porcentaje de llamadas que apuestan por Bolivia, marca 85% y justo al lado otra barrita que marca las llamadas que apoyan a Venezuela va en 15%. Gol de Venzuela.

A pesar de los múltiples esfuerzos de los estados partes y de todas las organizaciones que se han adherido a la Declaración de los derechos humanos estas solo quedan en buenas intensiones si no existe la voluntad de hacer efectivos los deseos de la humanidad. Igual que en el partido, pienso para mis adentros.

La declaración de los derechos humanos es igual al fútbol de la selección nacional, solo un cúmulo de buenas intensiones.

viernes, junio 22, 2007

"..Y un buen día surge de la tierra blanda, pesado de humedad, henchido de savia rencorosa, como un corazón tirado al suelo. En su actitud de esfinge hay una secreta proposición de canje, y la fealdad del sapo aparece ante nosotros con una abrumadora cualidad de espejo".

Arreola

miércoles, junio 13, 2007

El 8 de junio fue el cumpleaños de Jesus Torres

Estuve en Sucre el 8 de junio, mi madre me pidió que limpie un poco todos mis cachivaches del pasado. En el ropero gigante del cuarto con muebles antiguos que mi papá colecciona, está el ropero inmenso de los recuerdos. Empecé a sacar fotos, tarjetas, papeles inservibles que guardé y ahora no recuerdo porque, algunas ropas viejas que me juré nunca tirar, de repente en el fondo vi una caja de zapatos, de esa sí que no me acordaba, pero vos te acordarás pues dentro estaban tus zapatos viejos y un par de camisas, me dio gusto verlas ahí, me acordé de vos, del salar, de monterrey, abrí la caja cuidadosamente y tendí las camisas sobre la cama, como si por un magnífico acto de teletransportación podrías aparecer dentro una de esas camisas y tus pies perfectamente calzados en tu par de tenis viejos.
Saque muchas cosas de ese ropero, recuerdos buenos y malos, es tan bueno volver al pasado, estoy de acuerdo en que debo esforzarme por no olvidar, tal vez el recuerdo sea lo único que realmente tenga. Ahora que no nos escribimos tanto, ahora que yo no voy ni vos vienes, me da mucha nostalgia de ti y de esos tiempos de viajes.
Me gustó ver tus cosas en ese ropero justo el día de tu cumpleaños, no te olvides que aun hay muchas cosas en el salar que nos faltan ver y ese es un viaje pendiente que tenemos.

Con ganas de abrasarte

Sofia

PD: Tus camisas y zapatos siguen en el ropero.

lunes, junio 11, 2007

De regreso

Tengo los pies hinchados del viaje de 12 horas. Se me caen los párpados de sueño, pero comí muchos chocolates, festejé los 93 años de mi abuela, escuché los planes de jubilación de mi madre y cuando mi padre preguntó Quién es? le dije: la vieja Inés.
Me senté al sol a comer mandarinas y maní con tablitas de azúcar. El sábado por la noche repasamos la lista del curso, desde Aguirre hasta Suárez. Comprobé que efectivamente el cielo de Sucre es más azul, y me compré cochecitos de chocolate y sentí nostalgia del pasado.
Algo de mi está aun ahí flotando en la ciudad, en mi casa, en las calles, en la plaza. Ya me es difícil ver caras conocidas, ya son otros los dueños de la ciudad, pero no podría decir que la desconozco, más bien que ella con su silenciosa blancura me habla bajito y me endulza la amargura que me provoca saber que un tiempo felíz se ha ido.

lunes, junio 04, 2007

Hijos del frío

Es verdad que extrañas cosas ocurren temprano en la mañana. Con el invierno se retrasa el sol dando mas cabida a la oscuridad, estoy segura que ese movimiento del sol no puede quedar simplemente en un movimiento estelar, cosas extrañas ocurren en las horas en las que es día pero aun no sale el sol. Podría jurar que es en esos breves momentos en los que el micro H transforma su osamenta metálica por la de un mamífero gigante, que bufa por el escape lanzando su exhalación de diesel. El conductor no lo sabe pero no es más que un órgano en la biología del micro quizá su corazón, latiendo al ritmo de las paradas, cobrando, dando cambio, otra vez parada, sólo algún frenazo ocasional o la interferencia de otro conductor delante inmutan su rítmica función.
A las 8:25 de la mañana el micro H se convierte en un mamífero gigante que surca la ciudad con gran velocidad, es una hembra acostumbrada a parir, en cada parada sus hijos ocasionales salen de ella despedidos por la presión que ellos mismo generan, se expulsan uno a uno, lanzados al frío de la mañana. Su mala madre los deja, casi los lanza, pero ella sabe que los verá a todos mañana.

miércoles, mayo 30, 2007

A las 8:25 de la mañana el mundo se condensa en el micro H.

lunes, mayo 21, 2007

Kill Bill

Le dije que mi película favorita era Kill Bill.
Ah si?- me dijo mientras levantaba una sola comisura, adiviné que interpretó lo que le dije, por eso me apuré a responder.
-No es por hacerme a la interesante, no es que me guste la violencia ni las metáforas de anime - por qué tendría que aclarar esto, que piense lo que quiera, pero no puedo con mi carácter debo aclararlo- Es que esa mujer es en muchas ocasiones lo que yo quisiera ser. Es difícil de explicar, pero por ejemplo cuando estoy cruzando la calle y el semáforo está de acuerdo conmigo, pero un chofer hijo de su "$%& madre quiere pasarse, solo puedo llegar a proferirle un insulto que proveniente de mi, más que rabia o miedo inspira risa, pero si yo fuera como la Uma pararía el auto con las manos, sacaría al chofer por la ventanilla y mientras cierro el vidrio a modo de guillotina le recordaría los colores que su maestra de kinder no pudo enseñarle.

Pero dadas mis humildes condiciones físicas, no puedo hacer ni la octava parte de lo que podría hacer Uma. Pero más allá de lo que sucede en mis aventuras de peatón, cada día la comisura que sube es la de mi jefe, en él se encarna todos los enemigos del universo y debo desviar la mirada o buscar un recuerdo agradable para no cortarle la cabeza a pesar de mis precarias habilidades de defensa personal y el peligro de despido que encierra tal descarga de mis más profundos impulsos.

Mi amiga dice que debo ir al psicólogo que no es normal aborrecer tanto a alguien, es que la sola idea de conversar con un tercero sobre esta ira se me hace un honor inmerecido para él... ya sé , ya sé.. eso es lo que hago ahora.

miércoles, mayo 16, 2007

Teoría de la infelicidad

Es común escuchar los diferentes significados y atributos que se le asignan a la felicidad. En la imposibilidad de alcanzarla se le otorga características a gusto y placer de cada individuo. Existen desde las concepciones clásicas de la felicidad que se basan en creer que se trata de buscarla en la familia y en las simples cosas de todos los días, las haya también de las que ponen el tiempo como parámetro de su magnitud e intensidad, dichas definiciones apuntan a que la felicidad está determinada por los instantes, dicen los que sostienen esta teoría que se trata de un momento mágico-muchas veces imperceptible- que nos produce un estado de armonía plena. Pero al ser la mayoría de las veces imperceptible, no sabemos que se trata de la felicidad y para cuando nos damos cuenta ya ha pasado el instante, y nos hemos perdido - una vez más- de la felicidad. Afirman los adeptos a esta teoría, que en realidad uno no debe estar pendiente de sentir felicidad, pues la alerta de los sentidos para captar este momento, producirá el efecto contrario y lo disolverá sin que podamos percibirlo. Se deduce de está afirmación que en realidad no debemos saber cuando nos llegue la felicidad, pero inmediatamente surge la refutación: de no saber que estamos felices como podríamos sentir la felicidad? esta teoría antepone el saber como base del sentir, uno no siente hasta sabe que lo siente.

Del desafío que se constituye hilar fino el concepto de la felicidad, me atrevo a decir que la felicidad es en realidad el no saber. El que no sabe, es feliz. Puede tal vez entenderse que esta afirmación tiene una tendencia oriental en la que se pretende ser libre de necesidad y así llegar a la completa armonía. Pero humildemente confieso que no pretendo que mis meditaciones lleguen a tal profundidad. Considero sin embargo que el deseo es el motor de nuestra vida, pero mientras sea este más simple, más simple será de conseguir nuestra felicidad. Los niños por ejemplo, no se andan preocupando por compararse un libro o por conseguir la mirada de fulano o la lectura de sutano, su inocencia, su no saber, los hace felices, no se preocupan por la felicidad y por eso son felices.

La cuestionante surge entonces. Si fuimos niños, fuimos felices y si fuimos felices que es lo que nos volvió infelices? fueron los años?, la pérdida de la inocencia?, el tiempo?, la evolución? Considero que cada una de estas preguntas puede ser sólidamente argumentada sin embargo me inclino a creer que la infelicidad se inicia como consecuencia del momento de iluminación.
El momento de iluminación no es otra cosa que un segundo, o varios, pero se trata de un momento breve en el que uno descubre en sí una habilidad única, me explico con un ejemplo. Uno es un explorador en plena jungla, la jungla es la vida con todas sus lianas, flores exóticas, bichos de indescriptible físico, etc. en una mañana cualquiera el explorador descubre un pasadizo subterráneo, su espíritu aventurero le lleva a introducirse en las profundas cavernas, después de sortear algunos obstáculos, léase juego de ajedrez tipo JK Rowling y uno o dos buenos bichos de preferencia con ojos en las manos, llega a una cámara en la cual se encuentra un pedestal que sostiene una pequeña botella y dentro de ella un brebaje, que resulta ser la esencia del explorador, ese momento es el momento de la iluminación, el brebaje representa la función del explorador en el mundo, su razón de ser en el universo y al beberla se siente parte del cosmos y todas sus preguntas existenciales son respondidas. Sabe cual es su esencia, su lugar en el mecanismo universal.

Por su puesto que hasta aquí no hay nada de infelicidad, pero está comienza enseguida cuando el explorador en plena jungla descubre que en realidad su esencia se traduce en ser corredor de bolsa, mira los árboles que le han visto sus hazañas, mira las lianas, divisa el camino que debe machetear para salir de allí, y comprende que jamás será feliz, se arrepiente de haber bebido su esencia, hubieses querido no conocerla y ser siempre un explorador, pues aun que no le apasionaba su labor, le traía tranquilidad y una que otra aventura, además la posibilidad de enganchar con sus historias una que otra mira de pestañas largas.

La jungla es la jungla, y en ella no hay bolsa, ni corredores de bolsa, lo más cercano es el truque que realizan los nativos los domingos de mercados, decide comenzar por algo, pero su fama de explorador le exige seguir explorando y es su forma de subsistencia, nadie jamás lo pensaría como un corredor de bolsa. Se desalienta, sufre, hace cálculos por las noches para no olvidar sus conocimientos básicos. Sueña y a veces llora. No se queja de su vida de explorador, últimamente se ha ganado el respeto de los nativos y los colegas exploradores, los ojos de pestañas largas ya no se conforman solo con miradas, a veces se olvida del brebaje pero cuando pretende ser feliz reacciona en su cuerpo y le recuerda que él posee algo más para poner en marcha. El momento de infelicidad es aquel en el que uno descubre de lo que está hecho y se da cuenta que jamás podrá hacerlo, a pesar del optimismo y los ánimos de los amigos la verdad es apabullante. Esto no significa que no disfrute de la vida y sus dones, pero después del momento de la iluminación nunca podrá ser feliz como los niños, pues a diferencia de ellos sabe.

Existen los exploradores que han llegado a la puerta de la caverna, incluso algunos avezados que han enfrentado las bestias, pero solo algunos han vivido el momento de la iluminación. Este momento le garantiza a cualquiera la infelicidad. A pesar de la tristeza de saberse imposibilitado de alcanzar lo que uno quiere, la vida es en realidad lo único que permanece, y es generosa a su manera. Mientras los que nunca tuvieron un momento de iluminación son felices con los pasos de la vida, los que vivieron este momento jamás lo serán. Los exploradores temerosos se enamoran por primera vez y sienten auténtica felicidad, lo mismo les ocurre con algunos pequeños logros, el primer trabajo, el primer hijo o la pareja a largo plazo - sin importar demasiado el orden-, un auto a plazos y un sueldo honorable.

Sin embargo aquel que vivió el momento de la iluminación será esencialmente triste, se escuchará su risa y ante las payasadas de sus amigos será capaz de desentornillarse de risa, sin embargo sabrá en cada carcajada la imposibilidad que es su existencia y esto le hará en esencia triste.

Para que no sean todas malas noticias, aun creo que esta esencia triste encuentra algunas maneras de lamerse las heridas, por lo general están muy ligadas al arte ya todo lo que implique safar un poco de la realidad, léase sexo, drogas y rock and roll, al menos los tristes son creativos y aun que no compensa, reconforta.

viernes, mayo 11, 2007

Un mail no enviado

Disculpa esta lisura, pero entre al youtube y escucho feel y no puedo, no puedo quedarme sin escribir algo... perdóname, lo que siento me inunda, la música es el 80 % de la emoción y no la buscaba llego a mi con Robi Williams y yo, no sé que hacer, lo único que puedo es hacer de estos latidos letras...
perdoname.

sábado, mayo 05, 2007

La llamada

Sonaba el teléfono mientras yo subía las gradas, ese timbre era un taladro en mi oído, desde el principio pensé que no podría llegar a tiempo para contestar esa llamada, que tristeza saber que algo nacerá muerto , aún así tuve la reacción instintiva de apurar el paso, subí las gradas de dos en dos, intentando llegar, aun que sabía que cada 4 gradas sonaba un ring, y la gente no espera más de 5 antes de de colgar, me apuré, saqué la llave del bolso, ella al tanto de mi situación se encondía detrás de la libreta, debajo de la tableta de chocolate, un ring más, será el último no alcanzo, por fin te tengo maldita, la meto doy vuelta veloz, un ring, aun no han colango. Hola hola.... Hola, esta Lucía .... no número equivocado... a perdón.

De como le encuentro un sentido existencial a las burreras de la vida.

viernes, mayo 04, 2007

Un paréntesis

Me dieron ganas de estallar en un llanto de rabia,
de tomarte de la solapas, sin importarme que no uses camisa
Darte en el pecho un derechezo certero que haga escupir lo que has callado
y gritarte con la histeria que se apodera de mi los días de luna llena
Por que te fuiste!!

Pero el poder de mis dedos sobre las teclas me traen la cordura de responder con decoro, que tiene más de miedo pero de un miedo felíz.

Me gustan los reencuentros, espero que este sea uno.

viernes, abril 20, 2007

Personajes de las inmediaciones de las calles Oquendo Venezuela 1

Angel Maráz o el genio insomne

Mi hermana sostiene la teoría de que nuestra familia trae por herencia una capacidad de escucha que nos desborda, al punto que cualquier desconocido puede darse cuenta que nosotros escuchamos, y de repente sin más, a cualquiera que nos vea se le suelta la lengua.

Numerosas y variadas son las experiencias que nos ha tocado vivir al respecto: en una larga fila en el banco, un señor desconocido me contó con lujo de detalles la operación de próstata que le habían practicado, a mi hermana durante un viaje de minibus una humilde mujer le contó como se encontró un billete de cien dólares en un tacho de basura hace 20 años. De la misma manera cuenta mi hermana que un trotamundos de ojos verdes empezó a contarle sobre la paradoja que vivía al sentir nostalgia de su tierra y la imposibilidad de mantenerse en ella, en vez de quererle vender algo le regalo una pulsera. Las filas de espera para comprar matrícula en la universidad se convirtieron en grandes confesionarios donde los madrugadores llegaron a contar la penas mas hondas de su alma.

Aun que la teoría de mi hermana puede no ser cierta, existen circunstancias que me la confirman. Esto sucedió el día que conocí a Angel Maráz. Había decidido comer sola, aun que durante mucho tiempo consideré que comer sola era una de las cosas más tristes que uno pueda hacer, necesitaba tristeza, la tristeza hace bien, pero ese es otro tema.

Sobre la calle Venzuela se había abierto recientemente una pensión, la novedad hacía que este repleta de gente: curiosos, vecinos y todos iban a la pensión recién armada por una audaz cruceña y su familia que además del almuerzo nos tentaba con un olor a cuñapé recién horneado que inundaba el minúsculo lugar.

Tal vez fue mi curiosidad la que me llevó, más que mi deseo de soledad y tristeza, pero al ser la curiosidad compartida por todo el barrio el lugar se encontraba abarrotado, de esto me anoticié cuando estaba en medio de las mesas con una mirada vacilante, entonces alguien me dijo:
-Puedes sentarte aquí hijita- era Angel Maráz un hombre de tardíos cincuentas, mirada profunda, canas desordenadas, voz firme y sobretodo largo que aumentaba su altitud. Mis modales chapados a la antigua no me permitieron negarme.

- Angel Maráz, un gusto-me dijo mientras extendía la mano que apretó la mía con fuerza-Vivo aquí en la esquina de la Oquendo y Venezuela- dijo.
-Sí, he visto su casa me gusta- le dije reparando en los años que se le arrugan en la frente.
-Ja ja- rió Angel Maráz- todos dicen que parece la casa de German Monster.
-A mi me gusta, me parece que tiene personalidad-dije timidamente.
-Es que las cosas se parecen a sus dueños- dice Angel Maráz con una sonrisa intensa que me alegra- Sabes que en esa casa en realidad no vivo yo sino mis perros, tengo hasta hora cuatro, la Negra, el Boby, la Pelusa y el Flaco, los adoro a mis perros por eso les he sedido la casa. Sabes que yo soy de una familia muy conocida aqui en la ciudad, mi familia tiene muchas propiedades y casas, esta es una más de ellas, claro que no creerás nada de lo que te digo, pero mis padres, que en paz descancen, eran dueños de media cochabamba, por eso puedo darles esta casa a mis perros.
Claro que me hubiera gustado dársela a mi esposa, pero que quieres que te diga van cinco mujeres que me dejan, ya me dijo el psicólogo que tengo que tener mejor caracter con las mujeres, pero no puedo dejar de ser yo mismo, ese es uno de mis grandes problemas. Por eso tuve líos en la facultad de filosofías, sabes yo estudié matemáticas y luego filosofía, el conocimiento es una enredadera de la que no se puede salir, es como una vorágine que simplemente te atrapa. Yo era un docente reconocido pero las huevadas, disculpa que te hable así, no me las trago pueden decirme loco, desquiciado, lo que quieran pero soy yo ante todo. Bueno eso me costó la pega, la verdad ni la necesitaba solo quería estar mas con la gente, sabes que ahora soy muy retraido y estoy solo eso me esta matando, pero prefiero a tener que venderme a esa bola de pelotudos, disculpa mamita mis groserías de viejo. Y a vos que te gusta hacer?
-Leer- digo mientras cargo el tenedor con arróz.
- Ah! que bueno-dice Maráz alzando las cejas- pues en mi casa, o mejor diré en la de mis perros, tengo la enciclopedia británica, si te gusta leer estoy seguro que te va encantar, tengo toda la enciclopedia en ingles y español, es una maravilla, sabes que nunca me canso de revisarla, me parece que la habre hojeado completa por los menos unas 15 veces pero tengo una natural afición por las enciclopedias y los diccionarios. Puedes ir a verla cuando quieras. Con alquien claro, no sola, no vayas a creer que soy un viejo degenerado que quiero engancharte con una enciclopedia, además sería algo raro, de todos modos no lo haría pero creo que te gustaría ver la enciclopedia es preciosa, además tengo en la casa de los perros un laboratorio informático que me he armado, tengo una red dentro de casa de donde puedo sacar la información más actualizada. No sabes la atracción que siento por la tecnología y todo lo nuevo, hablando de nuevo viste el nuevo boliche que se insataló en la Venezuela casi 16 de julio, es un antro a todo dar, el chino, es el dueño es re cuate, me deja llevar mi trago, porque yo solo tomo singani, es una afición extraña ya sé pero es mi único vicio, es un buen tipo y algunas noches cuando ya estamos todos bien entrados en drinks- baja lavoz Angel Maráz y mete su cabeza entre sus hombros- saca un hiervita de la buena que tiene ahí escondida, deberías ir, se nota que tu tienes una mente abierta y de estas cosas no te escandalizas.

Mientras tomo mi último trago de refresco de tostada me dice- Pensarás que estoy loco, pero confío en vos se nota que eres una chica inteligente, gracias por escucharme ya nos estaremos viendo, no quiero aburrirte mas con mis historias de viejo, chau hijita, ya sabes cuando quieras ven a ver la enciclopedia, me dices y listo. un gusto conocerte.

Se despide Angel Maráz posando su pesada mano en mi hombro. Las tajadas de la mandarina fueron muy breves para poder elaborar toda la información que Angel Maráz me había dado sobre él y su vida, su casa fantasmagórica me gustaba, él me daba un poco de miedo, pero en lo que dura un majadito me había descrito su vida, sus mas profundas penas y las cosas que le suspendían las comisuras.

Desde aquel almuerzo nos vimos unos cuantos más, siempre me reservaba una silla y me hablaba durante todo el almuerzo de una cosa y otra que se ivan hilando en su mente. Sus temas de análisi, sus preocupaciones, sus intereses me parecían todos de alguien que estaba entre la mas absoluta verdad y la mas desquiciada locura... tal vez eran los mismo.

Mi miedo natural me llevó a disfrutar de escucharle, sin creerle demasiado, su genialidad desbordante en locura me asustaba un poco a la vez que me llamaba.

Cuando mi etapa de soledad terminó y dejé de ir a la pensión, solo veía a Angel Maráz por las noches con su sobretodo gris caminando las cuatro esquinas de la Oquendo y Venezuela seguido de sus perros, me saludaba con la mano desde lejos, en una ocasión me regaló paltas de su árbol.

A Angel Maráz casi solo se lo ve de noche por eso conoce los secretos de todos los del barrio, durante la noche escucha los ronquidos, llantos y suspiros, de saber tanto de la vida y la muerte, propia y ajena Angel Maráz tiene insomnio.

jueves, abril 19, 2007

Personajes de las inmediaciones de las calles Oquendo y Venezuela

Introducción

Antes que nada debo una disculpa por esta insulsa pretensión. Sobre todo porque dicha pretensión viene de una persona ajena a esta ciudad y por tanto ajena a todo lo que en estas calles ha hecho el tiempo.
Teniendo como principio el descaro y la necesidad de hacer de lo común letras, empiezo esta narración de los personajes de las inmediaciones de las calles Oquendo y Venezuela.

Como ya dije yo soy ajena a la ciudad, aun que debo reconocer que mi kilometraje diario por estas perpendiculares me da suficiente experiencia para hablar de ellas y sobe todo de sus gentes.

Por mi amigo Mario, he podido obtener algunos datos del surgimiento y proceso de estas calles, mismo que es vital para comprender a sus caricaturescos personajes.

Mi amigo Mario figura en los registros oficiales como un sujeto que merodea los tardíos cincuenta años, su fisonomía lo delata, pero su espíritu lo hace un coetáneo, es por esta razón que la información que ofrece es más valiosa que cualquiera.

"La ciudad terminaba en el hospital Viedma" dice Mario, mientras mira a través de vaso de cerveza rubia "Solo había árboles de manzana por esta zona".... hace una pausa y mientras una mueca burlona le suspende la comisura derecha y las cejas se le arquean "ir al Viedma que era el fin de la ciudad, era como ir al infierno, ".

Es bien sabido que ahora este Hospital es el más céntrico , "no había casi nada, solo maizales y árboles de fruta. Si pasabas el río Rocha ya estabas fuera de la ciudad" Toma un sorbo largo mi amigo. Parece que el pasado le agracia las facciones. Sonríe.

También me contó Mario que la ahora avenida Oquendo, era en realidad una calle muy angosta que fue ensanchada por un alcalde progresista que derrumbo sin miramientos las casas antiguas de aquel entonces, a pesar de la terrible oposición de vecinos y heroínas de la coronilla (denominación aplicada a cualquier mujer cochabambina con capacidades espartanas para hacer valer sus derechos, caprichos y deseos). El progreso pudo más que la estética y las casas se cayeron como naipes en pocos días.

Como sabiamente se dice "la historia se repite" pues el alcalde ya nos tiene 7 meses en la segunda ampliación de la Oquendo en la cual vecinos, y por supuesto las heroínas de la coronilla hicieron escuchar sus voces, sin ninguna respuesta.

La precoz urbanización de esta zona ha traído consigo personajes de todas las layas, colores y sabores. Su indefinida identidad entre avenida principal y calle de barrio chico se une a sus habitantes que la caminan, la viven y la sufren cada día. De sus vidas hay mucho que decir, sus palabras se estampan en el asfalto, sus pasos resuenan todo el día, desde los lunes bulliciosos hasta los feriados desiertos, este es un lugar donde muchas cosas suceden.

En las inmediaciones de las calles Oquendo y Venezuela las historias se trenzan y solo a veces se encuentran.

miércoles, abril 11, 2007

Un martes de cumpleaños

A través de la copa de vino te veo,
después que todas las formalidades han sido borradas por el licor de uvas, que nos envuelve y desenvuelve en risas.
Después de eso te veo.
"No me gusta el mundo" digo en tu oído, y aun que no sé si me escuchas, sé que tratas, tratas de entenderme.

Lo sé no soy una persona fácil, algo salió mal en mi que me saca de las corrientes comunes, y en una fiesta donde todos rien y se beben la vida, no puedo más que ver lo triste que es este mundo y nosotras sus gentes.

El Jose se puso felíz muy pronto, le ayudó el vino y una niña preciosa de ojos verdes, los demás contaron chistes, se buralron de la vida, se mojaron de vino, papas fritas y aceitunas.

Yo me presté del Jose un libro que venía buscando desde hace mucho, le regalé otros dos que pronto me prestará.

Es verdad, para escribir hay que ser esencialmente triste, aun que me río de los chistes y bebo vino, la tristeza se ensarta en mi y me hace ver con sus ojos.

Solo en estas letras, tristes letras, encuentro sosiego.

miércoles, abril 04, 2007

Copiando a Vilma

"...Y es tu voz
la que hace rodar
mi nombre
por mi espalda"

Vilma Tapia

martes, abril 03, 2007

Olor a otoño

Si pudiera hacer algo, me hincaría a llorar mi tristeza de día nublado.
No desearía mas que todo salga como agua por mis ojos, no puede ser que todas estas penas sin sentido me estrangulen la garganta y me eviten mirar a los ojos.
Es verdad... la tristeza tiene algo que me atrae a ella, no puedo dejarla, si no viene yo voy a ella.

Dame sencillamente, lo que mas te guste... dice bersuit.

Y yo no puedo dejar que esas letras y voces me vayan llenando la copa de agua salada que rebalsa mis ojos
El esfuerzo te afea... la vida pierde la gracia para el que olvida celebrar...
La tristeza me da ganas de fumar
como se hace notar el otoño
cómo sera el invierno
podré esta vez, sobrevivir a julio?

Caminando al trabajo en un día nublado

No debería haberme desayunado tantas poesías juntas, tengo como una indigestión que no me permite escribir nada muy coherente.
Quería escribir sobre las cosas que suceden en la esquina oquendo venezuela, pero percibo cierto silencio que me encoge las ganas.
Me pregunto si será intencionado o sólo accidental este silencio tuyo.

jueves, marzo 29, 2007

Mirando árboles

El sueño de una noche de viaje y las hormonas atolondradas forman una peculiar combinación, un brebaje que debe ser de un color a la vez denso y transparente. Esa extraña combinación se aremolina en mi vientre, me agita el pecho, me cierra los ojos y sale por mis dedos que presionan teclas como única necesidad de ver llenarse un espacio blanco.
El sueño siempre ha sido o mi mejor aliado o mi peor enemigo.
De la ventana veo las paltas maduras que me sonríen, los picos agudos de tierra y viento, algunos pálidos otros rojos, no están más.
Fue difícil buscar un árbol favorito en La Paz, pero creo que aun es muy pronto para decir.

lunes, marzo 26, 2007

Una oveja en la ciudad

Llegué de madrugada, la ciudad aun adomercida no parece tan feroz temprano de mañana. "Me quedo en la calle 12" digo para no parecer foranea y pago con 5 pesos por que no se en realidad cuanto es el pasaje.
La avenida que en mi mente era un río bravo de autos y gente late apenas con esta luz gris de madrugada.

De Sopocachi a Irpachi , de Calacoto a Achumani, todos los barrios de esta ciudad son una exploción en mi boca.

Miro esta ciudad con el asombro de la gente del campo, me veo en sus vidrios azulados, en sus precios astronómicos, en sus caras de frio y de sol, no puedo conmigo, mis pasos me llevan a una librería perdida en un rincón, no tengo plata, pero siempre necesito respirar libros, ese espacio de silencio y quietud no logro encotnrarlo en otro lugar.

Luego en el internet de una calle desconocida, me pierdo, escribo, ponen una música horrible y sé que es tiempo de irme.

Pd. Creo que en la Paz tambien podría encontrar un árbol favorito

viernes, marzo 16, 2007

Son Nuevos


miércoles, marzo 14, 2007

De las cosas que me hacen feliz.

Tengo unos zapatos nuevos que quiero ponerme todos los días, son claros con toques rojos. Cuando los uso siento que el mundo se concentra en mis pies y que una luz sale de ellos, nadie me mira mas a los ojos, sino a mis relucientes zapatos, espejo de lo que soy.

Ojalá pudiera yo comprarme un poco de ti en una tienda, para llevarte por estas calles planas, justo en la esquina Oquendo Venezuela y así escuches a la Profesora Nadia que regala música a todo el barrio justo a las cinco cuando el sol se pone amarillo.

Quisiera mostrarte las fuentes nuevas de las plazuelas, mi árbol favorito en la calle jordan, la casa del árbol de los niños que viven en la calle, y mis zapatos.

Aun tenemos tanto por ver.

jueves, marzo 01, 2007

Delirio

Primero un sonido impreciso, como una radio mal sintonizada de fondo, como un televisor sin señal, un teléfono descolgado.
Luego una orquesta afinando en fa, luego bit, ritmico, bit, lento, bit.
Tus sonidos o tus ecos, lejanos pero certeros, me hacen componer una melodía imposible de escuchar, solo imaginable.

Un juego vil y morboso me hace caminar al límite, como si fuese yo diminuta y me paseara por el filo horizontal del cuchillo, mis pies descalzo, un dolor, un imposible oscuramente deseado que quiero mantener solo para mi y mis adentros.

La ceguera nos permite imaginarnos lo que queremos
abrir los ojos es morir, es matarnos.

Conozco la voraz naturaleza de mi ser y la pólvora de la que mis profundidades están hechas, pero cada vez menos sé de los extraños lugares, como este, en los que a lo lejos, casi como un producto del insomnio, apareces como una chispa.

sábado, febrero 24, 2007

Lo ya visto

Cada silla o espacio del Corso cuesta 50 bs.
Hay premio monetario para los ganadores
Los trajes simulan oro y casi lo valen.
Los auspicios son millonarios.

A unos kilómetros
El agua llega al pecho
Los animales han muerto
Y el panorama nos recuerda a Aiquile

La cooperación internacional llega
...y la nacional?

viernes, febrero 23, 2007

...

De pronto,
así de repente
ha llegado el silencio.

sábado, febrero 17, 2007

Confesión I

La música de banda me hace dar ganas de llorar, es una sensación extraña que comienza apenas con una emoción, justo cuando mi ritmo cardiaco se acopla al del bombo y juntos retumban en un solo son, es extraño como ese movimiento se hace sentir y el sentir se convierte, a mi pesar, en un algo inexplicable que solo puedo expresar en unas ridículas lágrimas que intento reprimir a toda costa por la ridiculez e imposible explicación de su existencia.

Hay algo en la música de bandas que termina explotándome en el pecho, me erizo entera, siento una gota helada de emoción que nace en mi nuca me surca la columna y me obliga a arquearme ante una descarga de algo desconocido.

Pienso en ti y si alguna vez habrás visto estas calles blancas de balcones, he hecho tantas veces este recorrido de valles que mi kilometraje entre Sucre y Cochabamba a de ser equivalente al de una vuelta al mundo, al menos al mío.

Espero pronto hacer un viaje de montañas y emocionarme con la banda de nuestras ausencias por fin encontradas.

miércoles, febrero 14, 2007

Me gusta la palabra febril.

jueves, febrero 08, 2007

Vértigo


Me da miedo pero acepto.

Ese retorcido camino es compartido,
sé el dolor que trae
conozco las alas que hace crecer
Sé como duele la caída
pero la prudencia pronto me abandona,
hay magia
que me sigue llamando al abismo


De tanto querer diferenciarse, la vida y la muerte se parecen tanto.

sábado, febrero 03, 2007

4:48 Psicosis

Intento matarlo de todas las formas, estar a su lado ha sido el infierno, el aterrador circuito de un tren descarrilado, la confusión, el dolor, el delirio…. le he echado tazas de café hirviente, cigarros, hierva mate, ni con toda la fuerza de mi cuerpo puedo expulsarlo, se ha instalado como un inquilino indeseado y por mas que trato de evitarlo no hay forma de huir de él…… después de unas horas de lucha comprendo que en realidad lo amo, está aquí me toca la nariz, los ojos, la boca, los oídos y las manos, me aumenta un sexto sentido que tiene sensibilidad de telaraña, no hay un susurro que no se sienta como un chillido, una sola mirada que no se le adivine los deseos, un solo roce que no quiebre el alma…….. He tratado de olvidarlo ocupada en el trabajo, cerrar los ojos ante su desesperante presencia, pero me doy cuenta que lo odio por la desbordante lucidez con que me muestra la vida, por que de tanto intentar no verlo, veo a través de él que me desnuda de defensas y me hace un bicho cualquiera en la oscuridad, y las verdades que esa condición me devela son a la par atroces y sublimes.

Quiero dormir?... necesito dormir


Desgrano uno a uno los minutos hasta las seis y media, los empujo con los dedos uno tras otro, trato de darles un impulso mayor una rapidez poco común, pero no me hacen caso, uno a uno los veo, escucho su tic tac, comprendo su singular vulgaridad y los acompaño en el camino al fin, a su fin, que es el mío, uno idéntico al otro.